Herramientas para el abogado

Respondamos las preguntas ¿cuántos abogados hay? ¿Es posible vivir de la abogacía?

Analizamos varios informes y censos sobre la cantidad de letrados que hay en la República Argentina y cómo afecta esto al ejercicio de la profesión.

¿Cuántos abogados hay?

Los abogados a la hora de dedicarnos a ejercer la profesión con el afán de captar clientes y, eventualmente armarnos de una cartera que satisfaga nuestras necesidades, es importante que conozcamos a la competencia. Un primer paso para ello es saber qué cantidad de letrados hay ofreciendo servicios a los posibles clientes. Por otro lado, se puede optar por la relación de dependencia, allí la competencia se encuentra en el mercado laboral materializada en los colegas que compiten por el puesto de nuestro interés.

Según el último reporte del Centro de Estudios de Justicia de las Américas (2008-2009) que trata el tema, Argentina se encuentra en el quinto lugar de entre los países que fueron censados con un promedio de 305,53 abogados por cada 100.000 habitantes. Los primeros cuatro puestos corresponden a Costa Rica, Colombia, Italia y Brasil en cuarto lugar.

Gráfico
Grafico – censo de centro de estudio de justicia de las américas

En concordancia con la época en que fue realizado el reporte la población de la República Argentina de acuerdo con el censo del 27 de octubre de 2010 que realizó el INDEC asciende a 40 091 359 habitantes. Haciendo un cálculo rápido obtenemos un numero aproximado de 122.491 abogados al momento de los censos y reportes citados.

Continúa el reporte mencionando que, en Argentina, por cada diez abogados se reciben tres ingenieros. Ello se condice con un informe del Centro de Estudios de la Educación Argentina (de 2016), el cual reporta que de los 102.000 estudiantes universitarios que se recibieron en el año anterior al informe, 34.000 salieron de las carreras de Derecho y Ciencias Económicas. Es decir, uno de cada tres.

¿Es posible vivir de la abogacía?

El superávit de abogados tiene consecuencias directas en el mercado laboral y el mercado de servicios jurídicos en ejercicio de la profesión liberal.

Hoy muchos colegas viven una situación de precarización laboral que encuentra raíz en los grandes estudios que captan la mayoría de los clientes. Esto, sumado a las cifras mencionadas, que al día de hoy (siete años más tarde) deben ser mucho más altas, hace que haya una desvalorización de esa fuerza de trabajo.

Los graduados en derecho tienen cada vez más problemas al momento de ingresar al mercado laboral ya sea en relación de dependencia o en el ejercicio libre de la profesión.

En el primer caso, la dificultad proviene del difícil acceso a puestos de trabajo de calidad, siendo comunes la precarización laboral, las horas extras impagas, las exigencias multiplicadas, y el fácil reemplazo de quien ocupa el puesto por el siguiente letrado que forma parte de una larga fila de abogados, que aceptan sueldos más bajos que los mínimos legales en pos de trabajar de lo que estudiaron.

Hoy por hoy los estudiantes de derecho y los noveles abogados aceptan sueldos bastante bajos en busca de “aprender a ejercer”, sueldos que rondan entre los $5.000 para estudiantes y $8.000 para abogados recién recibidos. Esto también habla de la deficiente preparación por parte de las casas de estudio de los egresados.

En el caso del ejercicio libre las dificultades vienen por parte de la falta de capacitación que tienen los letrados en temas de marketing jurídico y materialización de negocios relacionados con su profesión. Se dificulta el cobro de honorarios dada la alta competencia, lo que también conlleva que se cobren honorarios por debajo de los mínimos legales en pos de captar al cliente, quien tiene la opción de optar por muchos otros letrados.

Es por esto que muchos eligen ostentar el título pero no ejercer directamente la profesión. Ya sea dedicándose a otra área completamente distinta o ingresando en algún sector que tiene tangencia con el título adquirido, estos abogados buscan alternativas a practicar lo que estudiaron debido a las mencionadas dificultades.

Como sea los números no mienten y solo aquellos que realmente amen el trabajo de abogado permanecerán entre las filas de quienes día a día velan por los derechos de sus clientes.

Abogado (UBA) en ejercicio independiente – Especialista en Derecho del Trabajo y Derecho Civil.

Autor y redactor de artículos jurídicos para múltiples medios (IProfesional, abogados.com, abogaciapractica.com).

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.